31 octubre 2009

Todo lo que hay que saber para ser un mal comercial

¿Curioso, verdad?. Parece mentira que un simple sombrero modifique nuestra percepción de las cosas.
-
Llevamos varias semanas trabajando en la búsqueda y evaluación de alguna herramienta informática que nos permita optimizar el funcionamiento de algunas de nuestras unidades de apoyo. El proceso es claro. Después de contactar con los "posibles", se concerta una reunión en la que se nos muestra su herramienta... "informática", por supuesto.
-
Las opciones han sido variadas. Unos han optado por contarnos las posibilidades de su aplicación sin mostrarnosla, ¡sólo de palabra! Otros, optaron por no desplazarse hasta nuestras instalaciones e hicieron mediante videoconferencia una demostración de su producto en "remoto". Con los terceros, fuimos nosotros los que nos desplazamos a ver su aplicación "in situ".
-
El cuarto fue el pasado jueves. Optó por desplazarse a nuestra sede, pero a diferencia del primero, vino con ordenador. La experiencia no pudo ser peor. Lo que en un principio estaba llamado a ser un "Charles Chaplin", se convirtió conforme la reunión iba avanzando en un "Adolf Hitler", haciendo que lo que nos intentaba mostrar perdiese toda nuestra atención e interés.
-
He aquí, todo lo que un comercial debe de saber, para ser un mal comercial:
  1. Interrumpir al cliente
  2. Monopolizar la reunión
  3. Anestesiar el tiempo. Que los segundos parezcan minutos
  4. Enrocarse, "... de momento no está esa opción.."
  5. No comprometerse, "...no puedo dar un precio. Es que depende..."
  6. Ser imperativo, "...pero es que eso no es así..."
  7. No dar tarjetas de visita
  8. No llevar boli
  9. No llevar papel
  10. No hacer uso de las instalaciones existentes. La sala disponía de un hermoso cañón de proyección y estuvimos cinco personas viendo la aplicación en un ordenador portátil.
-
Pero, no quisiera ser malo. Mi código de buenas prácticas me lo prohíbe. Por tanto, terminaré enumerando las alertas que todo aquel que venda algo, debe tener presente para evitar todo lo anterior:
  1. Que no te interrumpan
  2. Que no te sigan con la mirada
  3. Que no te mantengan la mirada
  4. Carraspeo 1
  5. Carraspeo 2
  6. Movimientos oscilatorios de bolígrafo
  7. Que uno escriba y los demás no.
  8. Manos sobre la barbilla
  9. Mano sobre la mejilla
  10. Que te pidan disculpas para salir a hacer una llamada
  11. Que, una vez llegada la persona de la primera llamada, otra se excuse y haga lo mismo
  12. Que después de la segunda, una tercera vuelve a hacer lo mismo
Aguantamos hasta el final. Fueron más de dos horas y media en las que los cuatro que asistimos, mantuvimos el tipo. Pero que queréis que os diga:
-
"no soy lo suficientemente rico como para perder mi tiempo..."
-
Intentad ser siempre un Charles Chaplin.
Buena Cortesía

2 comentarios:

makoke dijo...

Has sido demasiado "light" en la descripción de cómo se desarrolló la reunión, porque fue un autentico coñazo!

Por otra parte las pautas que recomiendas a seguir son muy buenas y nos pueden ser de mucha utilidad en el día a día...

Besitos

Maria dijo...

Si que has sido demasiado light si... porque 2 de las que estábamos en la reunión puedo decir que hicimos un esfuerzo sobre humano para no decirle un par de cosas (aparte de lo que dijimos claro...).

Me ha encantado el texto y realmente pienso que puede ser muy útil.

Un abrazo, UATI rubia.