17 febrero 2008

El Ascensor

Me he mudado de oficina. De la placentera planta 3, me han trasladado a la última, "la 11". Nunca antes, había pasado más tiempo, visto nuevas caras, olfateado nuevos olores y realizado tantas paradas en el vacío como hasta ahora.

Antes del siglo XIX, los edificios de más de seis plantas eran raros. Fué entrado el siglo XX y ante las dificultades de espacio, cuando se optó por la construcción de grandes edificios o rascacielos, cuya principal ventaja era obtener una gran cantidad de superficie útil en un espacio de suelo reducido.

Cuentan, que los principales inventos que permitieron la construcción de los rascacielos o edificios altos, fueron el acero, el hormigón armado y los ascensores, entre otros. Así que, se empezó a construir a lo alto.
Se mejoró en las técnicas, los materiales, la seguridad...., pero se observó que las personas que allí acudían, pasaban mucho tiempo en el ascensor. "Tiempo, muerto".
Así que empezarón a pensar.
-¿Que podríamos hacer para sobrellevar mejor esa situación?-
¡Música!, Sí. El hilo musical, -al que tan acostumbrados estamos a oir en centros y tiendas comerciales- fué en los ascensores dónde se instauró por primera vez.
La gente se sentía a gusto. La pesada situación inicial dió lugar al "¿que sonará hoy?"

Años después, alguien observó el resultado de ésta aplicación y pensó....
Si con la instalación de hilo musical en el ascensor se ha coseguido que la situación de estar en él sea más agradable, ¿por qué no hacemos que la gente sienta lo mismo llevándose la música que le gusta donde quiera que vaya?

Sabéis la respuesta............, quizá fué el primer "granito de arena" que dio lugar al Walkman, y que a su vez dio paso a los mp3.

Uhm, el lunes le diré a mi mp3 que le dé las gracias a "papa" ascensor.
Buena Cortesía

1 comentario:

unjubilado dijo...

Bonito post y la foto me encanta eso de poder ver la maquinaria es un lujo, aunque lo de llevar el pinganillo en el oido nunca me ha gustado.
Saludos