03 enero 2011

Píldora 1. Actitudes de los profesionales más cualificados (I)



fabadiabadenas_vitaminas

Empezamos una nueva sección en Cortesía bajo el título de Píldoras. Las píldoras de Cortesía serán bocados de conocimiento extraídos de las lecturas que vayan cayendo en mis manos. ¿El fin?. Compartir si cabe, todavía más.

Intentaré suministrarlas para  diversas patologías: Management, Innovación, Gestión personal, Coaching, Estrategia, etc. 

Viendo las fechas que son -en las que todos nos planteamos nuevos propósitos para este año-, mi primera píldora nos sugerirá como podemos potenciar nuestras cualidades si queremos parecernos a los llamados "profesionales con alto potencial". Serán dos dosis. La segunda se suministrará al cabo de 48 horas.

¿Qué cualidades debo tener para ser considerado un profesional con alto potencial?

1. Madurez y estabilidad profesional
Las personas con una actitud proactiva suelen ser personas que aparentan tener una madurez superior a la edad o categoría profesional en la que trabajan. Saben lo que quieren y no tienen miedo a expresar opiniones. Suelen tener un criterio profesional acertado, y dependiendo de la naturaleza de su trabajo, les gusta mostrar ese conocimiento o madurez en las labores que realizan.

2. Energía
Las personas con alto potencial suelen desbordar energía, y contagiarla al resto de personas con las que colaboran. Son personas pasionales que les gusta su trabajo y no dudan en incrementar sus esfuerzos de manera natural si la tarea así lo requiere. Son personas que no necesitan un "empujoncito" pues ellas mismas tienen capacidad de automotivación para sacar adelante sus retos.

3. Sintonía con colegas
Una actitud que favorece el rendimiento es sin duda sentirse en sintonía con el lugar que se ocupa y con el entorno que nos rodea. El personal con alto potencial de desarrollo se interesa por el avance profesional de sus pares, y se sienten en sintonía con ellos. No tienen problemas a la hora de compartir e intercambiar experiencias y conocimientos y agradecen de vez en cuando pensar "fuera de la caja". Crecen en la medida que crecen las personas que les rodean. Cuanto más cualificados son los colaboradores, más sintonizan con ellos.

4. Deseo de ayudar a los demás
El deseo de ayuda a los demás es sintoma de una empatía saludable y de alimentar los proyectos vitales con deseos emocionalmente sostenibles en el medio plazo. Las personas con potencial y actitudes positivas en la vida suelen destinar parte de su tiempo a ayudar a otros colaboradores que no cuentan con su conocimiento.

5. Honestidad
Una actitud de colaboración y desarrollo personal es incompatible con el engaño o la farsa. Las personas con potencial de desarrollo suelen tener por lo general una escala de valores muy estables que pocas veces cambian por las circunstancias del entorno. Suelen ser personas honestas a las que no les da miedo decir lo que piensan, pues saben de su talento y saben que su criterio no es absurdo ni fruto de una "incontinencia emocional". Prefieren a líderes transparentes que les muestren las complicaciones de los proyectos y sean sinceros con ellos. Optan por ser fieles a líderes que muestran una debilidad natural antes que una perfección postiza.

Buena Cortesía
Del libro "La mejora del retorno de la vida". Luis Huete

1 comentario:

Cnxy dijo...

Fernando, me encanta tu blog, es toda una fuente de información. Eres una persona llena de sorpresas ¡¡me encanta!!