07 enero 2008

Mi regalo de Reyes


Me levanté temprano, los nervios no me dejaban dormir más, era la mañana del Seis de Enero de 2008. Me dirigí a dónde la noche anterior habíamos dispuesto lo necesario para que los Reyes dejasen lo que tanta ilusión habíamos formulado. Entre un conjunto de paquetes de regalo, encontré el que iba dirigido a mí.

Era distinto, no tenía caja ni nombre comercial, no había instrucciones de uso. Sólamante tres bolsitas que contenían arena y piedras de diferente tamaño, un jarrón de vidrio de boca ancha y una nota en la que me indicaba que introdujese los elementos de las bolsitas junto a una pregunta.

-¡Que raro!-, pensé.

Cogí la docena de piedras del tamaño de un puño que había en la primera bolsita y las empecé a colocar una por una. Cuando el jarrón estuvo lleno hasta el tope me dije, -casi lo he llenado ya, seguro que algo no estoy haciendo bien-.

Cogí la segunda bolsita, ésta contenía piedras de un tamaño más pequeño. Eché unas cuantas y moví el jarrón haciendo que las piedras pequeñas se acomodasen en el espacio vacío existente entre las grandes.

Ví que me quedaba la tercera bolsita, la que contenía la arena así que comencé a echarla en el jarrón viendo que la arena por sí sola se acomodoba entre las piedras grandes y las pequeñas.

Una vez finalizado el proceso, recordé que en la nota que venía junto con las tres bolsitas había escrita una pregunta.La pregunta era la siguiente:

¿Cuál crees que es la enseñanza de este pequeño juego?, una vez que la contestes mira la solución en la parte inferior del jarrón.
Intrigado, me senté en el suelo y tras pensarlo y cerciorarme de que no estaba siendo víctima de una broma, mi respuesta a la pregunta fué:

-No importa lo lleno que esté el jarrón, siempre podré incluir más cosas, eso sí "pequeñicas"-.
No podía más,la intriga de la solución me podía. Cogí el jarrón con cuidado de que no se saliesen los elementos allí metidos y tal y como decía la nota, encontré la solución al enigma.

"La enseñanza es que si no pones las piedras grandes primero, no podrás ponerlas en nigún otro momento. ¿Cuáles son las piedras grandes en tu vida?.... ¿tu familia?, ¿tu educación?, ¿el trabajo?, ¿los amigos?.

Recuerda poner esas piedras grandes primero o no encontrarás un lugar para ellas. Tómate el tiempo necesario para clarificar cuáles son tus prioridades y revisa como usas tú tiempo para que no se te quede ninguna fuera o lo que es peor que tengas que sacar una piedra grande para poder meter arena".
Adaptado de Primero es lo primero, de Stephen Covey.
Buena Cortesía

1 comentario:

xavier verdaguer dijo...

"moraleja" : no importa lo plena que estigui la teva vida, sempre hi ha espai per una cerveseta amb un amic.

Salut.

xavier