29 diciembre 2008

Apúntate un Cero

Recuerdo el miedo que tenía cuando era crío a sacar un "cero" en el colegio. Todos huíamos de él. Era sinónimo de fracaso, de no haber estudiado, de "no haber sido", de castigo. A lo largo de los años he pensado en él.
-
Recuerdo las películas en blanco y negro, en las que aparecía esa sucesión de números decrecientes, que una vez llegado al cero, daban paso al comienzo de la mismas.

O las retransmisiones de los despegues en Cabo Cañaveral, en las que en ingles y después del "Sirouu", los propulsores del Discovery se ponían en marcha rumbo a la Luna.

También me viene a la memoria esos cortes de pelo al "cero", en los que las madres con ayuda del peluquero, practicaban a sus hijos con la sana intención de fortalecer su cabello. O aquella exitosa canción de mis tiempos, en el que el grupo "Europe" hizo famosa la canción "The Final Countdown".

Es curioso. No recuerdo ejemplos como los que he expuesto, en el que el último eslabón de la cadena fuese el 10 u otro número distinto al cero.

-

Según el Tarot, el cero representa lo que no es pero puede ser, o lo que ya ha sido. Colocado a la derecha de un número entero, decuplica su valor; pero a la izquierda, en nada lo modifica.

-

La primera y más simple asociación ser refiere al "cero" como la nada, lo indeterminado, lo inexistente. Pero al ser previo a todo número alude a la eternidad anterior, a la sucesión y al tiempo. Más de uno, éste 31 de Diciembre despedirá al 2008, al grito de 3,2,1......0.

-

Parece ser que para que todo mejore, ahora debemos aproximarnos al "cero". El 10 ya no vale:

- 0% de emisiones.

- 0% de grasa.

- 0% pobreza.

En algunos casos se va más allá: 0,0 tasa de alcohol. Esperemos que si se llega al 0% de interés, en cuanto a la economía se refiere, ésta como mínimo dé paso a una gran película.

-

Un brindis por mi denostado -hasta ahora- amigo, el "cero".

Buena Cortesía